Al inicio del día

Hoy, en misa, le pedí mucho a Dios que me ayudara a dilucidar ciertos asuntos que traigo en mente desde hace tiempo y que me causan mucha inquietud.

Ya saben, de esos asuntos que pueden no significar mucho en el mundo exterior, pero que son vitales en el interior de nuestro propio mundo.

Y es por eso que acudo a quien siempre puede entenderme en ese rincón de mi alma, en mi interior.

Pues bien, la respuesta de Dios a mis peticiones fue: “Ofréceme el día” o lo que es lo mismo “Oración como primer actividad de la mañana”.

Eso haré. Desde mañana retomaré mis oraciones de la mañana, acción que he dejado bastante relegada desde hace tiempo.

Invocación al Espíritu Santo, un Ave María, un Padre Nuestro, 5 minutos de reflexión en silencio y un Gloria… ¡¡¡Y a comenzar el día!!!

Siempre he tenido la impresión que a Dios le fascinan las oraciones que se acompañan con las primeras luces del sol. Es como si los primeros diálogos del día con el Creador fueran especiales por esforzados y madrugadores.

Pues mañana retomo esa labor y espero poder ser perseverante. (Reconozco que no me resulta nada fácil lo de madrugar, pero me imagino que eso le da un mayor mérito a dicha actividad ante los ojos de Dios)

Anuncios

One Response to Al inicio del día

  1. Emilio dice:

    Sí, estoy de acuerdo. A Dios le gustan las primicias, ser el primero en todo. Pues bien, yo también voy a tratar de ofrecerle mi mañana y, así, comenzar bien el el día, desde “El Principio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: