12 hombres…

Piensa por un momento en lo siguiente…

Israel, la tierra donde hace dos mil años Jesús predicó el evangelio, es apenas un pequeño pedazo de tierra que suma a lo mucho un área de 22,145 km 2.

Esto quiere decir que, comparado con la superficie total de la tierra 510, 000, 000, 000 de km2, el área de terreno que Cristo recorrió durante su vida pública en que predicó su mensaje no fue más del 0.000004 % del total del planeta. Esto podría sonar obvio, pero para una persona que vivió en una época en que la gran mayoría de las personas pasaban su vida entera en una sola región, recorrer tal territorio era toda una proeza.

Sin embargo, dicha superficie no deja de ser una región minúscula del planeta.

Lo mismo nos lleva a pensar que las personas que pudieron haber escuchado de viva voz el mensaje del Maestro, aunque si fueron numerosas, seguramente no representaron significativamente mucho al número total de habitantes que en aquel momento vivían en el planta.

Se piensa que en el año cero de nuestra era, la población mundial alcanzaba unos  350,000,0000 de habitantes en todo el planeta. Así, suponiendo que Jesús logró hablar y predicar  a unos 3,000 personas durante sus tres años de vida pública (suposición completamente mía) entonces esto daría como resultado que Jesús llevó su mensaje a solo el 0.0008 % de la población mundial de esa época.

¿A donde voy con todo esto?

Verán…

Si bien en vida Jesús tuvo un rango de acción bastante acotado para poder predicar, el día de hoy su mensaje, además de haber perdurado la prueba del tiempo, es probablemente el concepto más difundido en el planeta. Independientemente de si una persona es o no es cristiana, el nombre de Jesús Cristo es por mucho uno de los más conocidos a nivel mundial.

¿Qué logró que el nombre de Jesús saliera de unos cuantos Km 2 a la redonda de Israel y se esparciera por todo el mundo a lo largo de 2,000 años de historia?

¿Cómo pasó dicha verdad de ser predicada en tan solo una pequeña porción de tierra a prácticamente casi cubrir toda la superficie del planeta?

La respuesta está en la labor que hicieron 12 hombres: los apóstoles.

Estos 12 hombres, que fueron elegidos por Cristo mismo, fueron los responsables de multiplicar exponencialmente el mensaje.

Y para muestra de esta proeza de comunicación solo falta acercarse a leer lo que el libro de los Hechos de los Apóstoles nos narra en cada línea de su contenido. En él podemos ver a doce hombres recorriendo  cientos de regiones del mundo, movidos por una pasión inconmensurable y llenos de pasión por su labor, y quienes fueron los encargados de replicar la voz original de su Maestro.

Fueron precisamente los doce apóstoles de Jesús, quienes contagiaron a otros cientos de discípulos en otros lugares del mundo y quienes a su vez, movidos por la misma fiebre de amor, contagiaron a otros tantos. Y así sucedió esto sucesivamente en el tiempo hasta que hoy, ese mismo mensaje llegó a nosotros.

Así de fuerte e impactante debió de haber sido ver morir y resucitar a Jesús, como para que sus discípulos decidieran aventarse a emprender tal empresa misionera. Pero también así de fuerte debió de haber sido dicha labor misionera de parte de ellos como para que el movimiento que iniciaron hace 2,000 años  haya llegado intacto hasta nuestros días.

Tan fuerte que permitió que Jesús sea hoy la figura más conocida del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: