El precio de tu muerte

Imagina que de repente se te informa que te quedan unos cuantos días de vida… ¡No hay marcha atrás! Está previsto que vas a morir irremediablemente. Puedes intentar quejarte, cuestionar o reclamar todo lo que quieras, pero eso en nada revertirá tu próximo deceso.

¡Que situación tan difícil! Pero espera… aún hay algo por saber. Acompañando a esta terrible noticias un segundo mensaje te es revelado: A cambio de tu muerte podrás escoger que se cumpla cualquier cosa que tu desees. ¡Lo que sea! Tan solo deberás pedirlo y tu muerte sellará el cumplimiento de esta petición.

¿Que pedirías? ¿Que precio le pondrías a tu vida?

Muchos seguramente se concentrarían en asegurar el sustento de su familia, en especial lograr que sus hijos tengan un futuro mejor. O tal vez podrías pedir dinero, mucho dinero, ya no para ti, que no lo podrás disfrutar, pero si para el beneficio de los que más quieres. Los más idealistas tal vez pedirían la paz mundial, o el cese de las guerras en la tierra.

¿Qué pedirías tú?

Pues aunque suene ajeno o imposible vivir esta situación, hace 2,000 años una persona tuvo que elegir…

Un hombre llamado Jesús, tuvo conocimiento que su fin como hombre estaba cerca. Y no solo eso, sino que además este fin no sería para nada amable y placentero. Más bien sería traicionado por uno de sus mejores amigos quien lo entregaría a un grupo de poder que le condenaría a muerte injustamente. Antes, sería azotado y lastimado ante los ojos de una muchedumbre que lo bañaría en gritos de odio. Una oportunidad de no morir se le presentaría pero esta le sería concedida al ladrón y anárquico Barrabás. A este hombre se le revela que deberá de cargar la misma cruz sobre la que unas horas después será clavado. En el camino será forzado a andar a latigazos hacia su muerte. En plena conciencia, sentirá el dolor de los clavos que atraviesan sus manos y pies. Gritará de dolor. Tendrá mucho dolor.

Jesús, quien es Dios hecho plenamente hombre,  sabe que esto le vendrá en los próximos días pero también puede escoger ponerle precio a este martirio. ¿Qué debe de suceder a cambio de este sufrimiento? ¿Que precio debe de pagar la humanidad por su muerte?

Jesús se retira a un huerto de olivos llamado Getsemaní y, de rodillas,  entra en oración para elevar su voz al Padre:

“Padre, si es posible aparta de mi este cáliz”

Como hombre que es, tiene mucho pesar en su corazón. El mismo pesar que tendrías tú si estuvieras en la misma situación. Pero no se detiene y por fin pide lo que deberá de pagarse a cambio de su trágico fin:

“Que se abran las puertas del cielo nuevamente para todos los hombres. Incluso para aquellos que me habrán de clavar en la cruz. Que quien así lo desee pueda gozar de la gloria de ti, Padre mío. Esa es mi petición. Una nueva y definitiva oportunidad de salvación para todos los hombres”

“¡Concedido!” Dijo Dios  “Pero deberás morir pasando por todo lo que se ha estipulado para este precio”

Y así sucedió… Minutos después de orar, Judas, uno de sus mejores amigos puso en marcha sin saberlo la profecía que se habría de cumplir. Jesús comenzó su calvario de dolor y muerte, pero a cambio de esto, el precio fue pagado.

La vida de un solo hombre por la de todos los demás. Cristo no pidió la salvación sólo de sus seres queridos, de sus amigos, no pidió dinero ni riquezas para los suyos. Jesús escogió morir por ti, por mi y por toda la humanidad.

Esta Semana Santa no lo olvides: Él, Dios mismo, ya pagó el precio de tu salvación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: