María en la mañana

Hoy, al dirigirme al trabajo utilicé por primera vez el CD que recién adquirí para ayudarme a rezar el rosario mientras voy en el coche.

Debo aceptar que, aunque no es el lugar ideal para hacerlo, aprovechar los trayectos estorbosos y caóticos de la ciudad de México, es algo que me gusta hacer para fomentar mi vida espiritual.

Si uno se voltea a mirar los rostros de los demás conductores que lo acompañan a uno en el tráfico, nos podremos dar cuenta de que en verdad existen personas que parecerían estar viviendo el infierno en la tierra.

Yo decidí que este no sería mi caso así que, subiendo los vidrios de mi coche para aislarme del ruido urbano, prendí el reproductor de CD y me dispuse a rezar el rosario.

De los 50 minutos que duró mi trayecto al trabajo, 25 los ocupé en esta actividad. ¿El resultado? Maravillosamente enriquecedor. Dialogar con María mientras la ciudad se despierta es maravilloso. María y su oración predilecta nos ayudan a entendernos como seres amados y queridos en un mundo en donde no todo funciona como debería.

En fin, empezar el día acompañado de nuestra querida madre del cielo siempre será un motivo para estar seguro que nada de lo que pueda suceder en el transcurso de nuestra jornada puede afectarnos de mal manera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: