¿Capacitados o disponibles?

pescadorHace tiempo escuché una de las frases que más me ha movido el corazón en lo referente a mi fe. La frase dice así:

“Dios no llama a los capacitados, sino que capacita a los llamados”

Estas palabras tuvieron mucho impacto en mi vida ya que solía creer que para poder hablar de Cristo, misionar, evangelizar y ser santo, requería de una gran capacidad intelectual en la materia. En pocas palabras, yo creía que me hacían falta horas enteras del estudio de Teología, Metafísica, Cristología y otras ciencias complejas para poder tener la capacidad suficiente de hablar de Cristo. ¡Nada más equivocado!

Lo que Cristo pide de sus apóstoles no es capacidad sino disponibilidad. Es decir, sólo te pide que digas “Si” y ¡ya está! Él se encargará del resto.

Uno de los pretextos que más escucho de quienes no se quieren acercar a la Iglesia es que dicen “no sentirse capacitados o preparados para pertenecer” (¿Quien si lo está por completo?) Personas muy valiosas no se animan a ir de Misiones en Semana Santa pues dicen que hace mucho tiempo que no entran a una Iglesia y que ya casi no se acuerdan ni cómo rezar el Padre Nuestro ¿Y eso qué?

¿Acaso fue un impedimento para entrar a la escuela el no saber lo que precisamente ahí se nos iba a enseñar? Pues para eso está la Iglesia, para enseñarnos y capacitarnos en nuestra fe. Repito, no hace falta saber, tan solo hace falta acceder.

María no se ganó la confianza de Dios para traer a su hijo al mundo porque fuera precisamente una especialista en teología y doctrina sino  simplemente por que fue capaz de darle a Dios la respuesta que abre todas las puertas del cielo: “Si”.

¿A quién buscó Jesús? ¿A los escribas o los pescadores? Qué tanto puede saber un pescador de ciencia o de filosofía. Nada. Pero un pescador, más que en ninguna otro personaje, trabaja usando la fe. Fe de que pescará hoy más que ayer, fe de que el cielo y el clima estarán a su favor, fe en que los peces estarán ahí en donde él avienta sus redes, fe en que la naturaleza le bendecirá en la jornada de hoy, fe en que regresará en la tarde al mismo puerto del que zarpó en la madrugada.

Si quieres pero no sabes… no es pretexto. Acércate a la Iglesia y la capacitación vendrá por añadidura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: