Consejos prácticos para perdonar

El perdón es una de los principios y valores que más se promueven en nuestra fe católica… Uno no se cansa de leer en los evangelios cómo es que Jesús una y otra vez nos incita a perdonar. Simplemente, en la oración que Él nos legó en el sermón de la montaña  y que nosotros conocemos como “Padre nuestro” Cristo nos pide que digamos: “Perdona Señor nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

En ocasiones, yo suelo cambiar esta frase del Padre Nuestro para incluirle el tiempo futuro: “…como nosotros perdonamos y PERDONAREMOS a quienes nos ofenden” Me gusta expresarlo así pues siento que estoy declarando un compromiso.

Sin embargo acepto que esta virtud, la de perdonar, no es una acción sencilla  ya que pareciera que nuestra naturaleza humana nos incita justo a hacer todo lo contrario: juzgar y guardar rencor.

Por eso aquí les paso unos cuantos consejos que creo pueden servirle a quienes en verdad quieren asumir este llamado de amor:

1.- No juzgues a la persona sino a al acto. Cuando alguien comente un error, incluso si lo hace constantemente, no etiquetes a la persona con un adjetivo ligado a este error. Es decir, si alguien te engaña evita decir “esa es una persona mentirosa, más bien piénsalo de la siguiente manera: “Esa persona cometió un engaño”. Separar a la persona del acto es indispensable para evitar el rencores y odios.

2.- Usa el pensamiento benedicente. Ya en anteriores publicaciones he abordado el tema de la benedicencia, pero bastará con saber que se entiende como la acción de buscar el bien en vez de el mal a través de nuestro pensamiento. Cuando alguien te hace un daño, piensa de manera inmediata en cómo responder a la agresión con un bien. Es probablemente la técnica más eficaz para desarmar el coraje y el odio en las demás personas.  No solo se trata de poner la otra mejilla ante la agresión, sino de pedirle a Dios por el alma del agresor.

3.- Tomate tu tiempo. Cuando percibas una falta en contra tuya, no reacciones de inmediato. Busca un lugar tranquilo para calmarte y poner la situación desde una perspectiva realista. En la gran mayoría de las ocasiones los problemas se suscitan por falta de entendimiento en la comunicación entre dos personas.  Leer el libro de la Inteligencia Emocional de Daniel Coleman puede dar algunas luces sobre este tema.

4.- Cree el bien que oyes y sólo el mal que ves. No te dejes influenciar por que alguien te dijo un chisme. Lo bueno que escuches de ti y de la gente creelo todo, pero lo malo solo si en verdad lo compruebas. Nunca tomes una postura de alguien por la recomendación de un tercero. Ten el valor suficiente para acercarte con la persona en cuestión y averiguar si verdaderamente es lo que parece. Ahora, aunque tengas pruebas de que algo malo se dijo de ti…

5.- Responde haciendo el bien. Aunque suene un poco repetitivo, no me cansaré de recomendar lo que nos invita San Pablo a hacer en la carta a los romanos (Rm 12, 21) “No te dejes vencer por el mal. Por el contrario, vence al mal, haciendo el bien”. Siempre que siento coraje contra alguien, lo primero que intento hacer (pidiéndole toda la ayuda y la fuerza del mundo a Dios) es que me permita inmediatamente hacer uso de mi creatividad para prepararle un presente o un detalle a dicha persona. Si alguien te avienta lodo, regrésale un ramo de flores a cambio.

6.- Si quieres escuchar un perdón, pide perdón tú primero. No hay de otra. Esta es la herramienta más eficaz. Aunque te mueras de ganas de preparar y publicar toda una tesis de las razones de porqué tu tienes la razón y la otra persona no, aguántate esas ganas y pide perdón tu primero. ¿Sabes que obtendrás a cambio de la boca de quien te agredió? “No, perdoname tu a mi”. Irremediablemente, ser el primero en pedir perdón es más importante que ser el primero en tener la razón. O, viéndolo de esta otra manera, sólo quien pide perdón, puede entonces tener la razón.

7.- Pídele a Dios la gracia para perdonar. Si sientes que no puedes alcanzar el perdón dentro de tu corazón, entonces acércate a la capilla más cercana y pídele al Todopoderoso que te quite los obstáculos del camino. No creas que lo puedes todo. Si en verdad tu corazón lo desea, Dios te ayudará y te abrirá el camino.

y por último el consejo que más me a ayudado de manera personal…

8.- Perdona a Cristo. En efecto, cuando alguien me ofende y de inmediato siento ganas de responder intempestivamente trato de recordar que, en esa persona que me falló, Cristo está presente de una u otra manera. Ver en el prójimo a Cristo es la base de todo el amor humano. La madre Teresa no preguntaba al hombre caído si era digno de ser levantado, simplemente lo ayudaba por que es el mandato que Cristo nos enseñó: “Amarse los unos a los otros como yo les he amado”

Anuncios

9 Responses to Consejos prácticos para perdonar

  1. Lessie dice:

    Gracias por los consejos!

  2. david dice:

    excelentes conejos

  3. Sandy dice:

    gracias por estas palabras… me hacia falta leer algo asi…

  4. juan-k dice:

    GRACIAS POR TU AYUDA CREEME QUE ESTABA BUSCANDO AYUDA DESESPERADAMENTE

  5. Mary dice:

    Muy buenos consejos y reflexiones. Estaba buscando algo sobre el perdón y encontré este blog! La cita de la madre Teresa viene como “anillo al dedo”, es difícil seguir el camino de Jesús pero vale la pena esforzarse por ser mejores! Un abrazo

  6. Saribeth Perdomomo dice:

    gracias por sus consejos y las considero muy buenas estrategias, aunque considero que no puedo hacerlo porque es tan grande mi dolor que no puedo con él me gustaría contar mi historia pero tampoco puedo publicarla, creo que necesito ayuda más a fondo. pero me ha ayudado bantante. Gracias.

  7. Xetza dice:

    Muchísimas gracias por haber publicado estos consejos, me ayudo mucho para desatar nudos de mi corazón hacia una persona que me hizo daño y el último consejo es el que resalta más.
    Gracias de nuevo, que Dios te ayude para que sígas contribuyendo a mejorar la vida de tus projimos.
    Bendiciones.

  8. Arturo Gómez dice:

    Mi esposa y yo nos casamos hace 20 años, desde hace 14 años no tenemos ralación alguna, mi Fe está a diario con Jesús Santísimo, ya la he invitado a retiros matrimoniales y se nuega, me critica mi Fe, por favor,¿qué hago?, gracias, Jesús yo Confío en Ti,

  9. Arturo Gomez Rosas dice:

    Oh Mi dulce y Santísimo Señor Jesucristo, por favor, hágase Tu Dulce y Santísima Bondad, esta oración la escuché de la Dulce y Santísima voz de María Santísima, Nuestra Madre Santa, una noche no podía dormir en mi habitación y fue entonces que escuché su Dulce y Santísima Voz, diciéndome, “Déjaselo a la bondad del Señor”, Hermanas y Hermanos, os invito a que se multiplique nuestra Fe al Altísimo Señor Jesús Cristo, a su Dulce y Santísima Madre de Dios y Madre Nuestra y a Todo Su Dulce y Santísimo Reino, Dios Nuestro Señor los Colme de Bendiciones, Jesús Yo Confío En Ti, Amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: