Oye papá… (II)

father-and-son

Esta sección tiene como objetivo profundizar en los temas centrales de nuestra fe católica. Responder a preguntas que cualquier católico o no católico se pudiera estar realizando acerca de nuestra religión y su modelo de espiritualidad. Los invito a enviarme sus comentarios y preguntas  alsiguiente correo para que puedan ser tratadas en esta sección. Para una mayor formación en los distintos temas aquí tratados,  Diario de un Católico recomienda la consulta constante del Catecismo de la Iglesia Católica en cualquiera de sus ediciones disponibles.

El tema central de esta sección gira en torno al diálogo que sostienen un niño de 10 años con su padre al respecto de las dudas humanas y espirituales del primero. El niño representa la inocencia de quien está aprendiendo y madurando y que por lo tanto tiene sed de conocimiento, mientras que el papá representa la fuente de tal conocimiento y la experiencia de quien ya ha profundizado en la búsqueda de la verdad y desea transmitirla a quien más ama. Padre e hijo salen a caminar todos los días un rato para platicar en la espera de la cena que mamá les está preparando en casa.

Hijo: Oye papá… ¿Por qué se usa tanto la palabra “amor” en la Iglesia?

Papá: Querido hijo, que bueno que me lo preguntas, ya que desde hace tiempo que he querido hablar contigo de este tema. Principalmente la palabra amor se utiliza tanto en el la Iglesia Católica por que, junto con la palabra “Dios” es la más importante. Es más, se puede decir que “Dios” y “amor” son lo mismo.

Hijo: ¿Qué quieres decir con eso de que Dios y amor son lo mismo?

Papá: Hijo, la relación que existe entre Dios y el amor es tan importante que el Papa Benedicto XVI quiso dedicar toda una encíclica a profundizar en el tema. En este texto de título  “Deus  Caritas est, el sumo pontífice nos explica por qué se puede decir que Dios es amor. Así, al ser el amor prácticamente un sinónimo de Dios, entonces podemos decir que si entendemos el amor, entendemos en gran medida a Dios. Yo lo veo así, Dios es tan grande que es imposible que su concepción completa pueda ingresar en la mente humana. Sin embargo, el amor es la parte concreta y asequible que si nos es dado conocer de Dios. Dios quiere que le conozcamos por el amor.

Hijo: Pero entonces… ¿Qué exactamente es el amor?

Padre: El amor no es otra cosa que un acto de voluntad en el que se busca el bien y la verdad del ser amado. Es decir, antes que nada es importante entender que el amor es un acto de voluntad, no un sentimiento. A diferencia de lo que se suele creer, decir que amas a alguien no implica sentir algo bonito por ese alguien. Se requiere de una acción concreta y libre de tu parte en beneficio de ese alguien, independientemente de si esta acción viene acompañada de un sentimiento o no. De hecho, esta es el gran error de la gran mayoría de las personas al hablar del amor. Piensan que el amor es un sentimiento y no es así.

Hijo: O sea que amar significa actuar y no solo sentir.

Padre: Exacto. Por ejemplo, yo amo a tu madre porque quiero hacer cosas que le hagan bien a ella y la lleven a la verdad. Independientemente de que un día pueda yo amanecer cansado o enojado (sentimiento) quiero seguir amando a mi esposa al darle un beso cada mañana y al sentarme a escuchar sus problemas en vez de centrarme solo en los míos. La ama cuando la llevo a cenar dejando de lado el partido de futbol que tenía ganas de ver en la TV. Así también, por ejemplo,  se que tu mamá me ama por que estuvo conmigo atendiendo mi salud en el hospital cuando fui operado, y creeme hijo, estar en un hospital no conlleva sentimientos bonitos y placenteros…

Hijo: Que interesante papá, pero ¿que tiene que ver todo esto con Dios?

Padre: Ah,  pues muy sencillo. Dios nos creó para con una misión en la vida, que es la de volver a Él, o lo que es lo mismo, vivir una vida de cara a su persona. Para esto Dios nos dio un mandato muy concreto… “Si quieres de verdad cumplir con tu misión de vida, ama a Dios por sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”.

Hijo: Esa frase me suena muy familiar papá ¿Es famosa verdad?

Padre: Es famosa por que es cierta. Se conoce como la regla de oro. ¿Por qué? Por qué es la formula más clara y directa de alcanzar el cielo y la eternidad. Si todo hombre tiene como misión llegar a Dios, entonces el camino es el amor. No hay más. Lo que en el fondo Dios nos quiere decir es lo siguiente: “Si me amas, ama a tu prójimo. Si amas a tu prójimo, me amas a mi.” Es el circulo perfecto. Pero Dios no sólo quiso decirlo y ya, Él mismo puso el ejemplo de lo que es el amor más grande y verdadero.

Hijo: ¿Muriendo en la cruz verdad?

Papá: ¡Exacto! Dios se hizo hombre y puso el ejemplo. Dejó fuera todo sentimentalismo y placer para morir por nosotros. ¿Cómo sabemos que Jesús murió por amor? Pues porque como te dije al principio, su crucifixión fue un acto voluntariamente aceptado  para el bien y la verdad de la humanidad. Se que dios me ama pues, haciéndose hombre, se humilló por nosotros y, como te podrás imaginar, no conllevó ningún sentimiento bonito.

Hijo: Por eso me dicen en la clase de catecismo que nadie ama tanto como quien da la vida por sus amigos.

Papá: Si. Cuando mueres por alguien, estas renunciando a lo más valioso que tienes en esta tierra: tu propia vida. Y al ser esta la condición última para tu existencia, entonces cuando mueres por alguien, queda completamente claro que ese acto fue el más desinterezado de todos. Nadie puede obtener ningún beneficio terrenal propio de morirse. Al morir por alguien le estás diciendo “No importo yo, importas tú”. Y eso, mi querido hijo, es la clave del amor.

Hijo: Oye papá… ¿Tu amas a mamá verdad?

Papá: Claro…

Hijo: ¿O sea que tu estarías dispuesto a morir por ella?

Papá: Ruego a Dios para que me ayude a decir que si, si es que Él así lo dispone. Pero no solo por tu mamá, sino por ti también.

Hijo: ¡En serio! ¿Serías capaz de dar la vida por mí?

Papá: Hijo mío, sería capaz de hacer lo que Dios disponga con tal de llevarte a ti y a tu mamá al bien y a la verdad.

Hijo: No te preocupes papá. Intentaré llegar sin que tengas que hacer tal sacrificio.

Papá: Lo se, y cuentas con mi apoyo total.

Hijo: Regresemos a casa para decirle a mamá lo mucho que  la amamos. ¿Sale?

Papá: Me parece estupenda la idea. Pero que te parece si también se lo decimos ayudándole a lavar los platos y a tender tu cama.

Hijo: Pero papá… ¡Tenía planeado llegar a jugar mi videojuego nuevo! Pero…. ahora que lo pienso bien, creo que mejor me olvido un poco de lo que yo quiero y que me hace sentir placentero, y mejor hago lo correcto… Aunque me cueste voy a ayudar a mamá en lo que necesite para demostrarle que la amo.

Papá: Y de paso, hijo querido, le estarás demostrando tu amor a Dios.

Anuncios

3 Responses to Oye papá… (II)

  1. Elena dice:

    Me encanta tu blog, me ha ayudado muchisimo, hace algun tiempo mi esposo abandono mi hogar por otra persona.
    Para mi fue un golpe durisimo, tengo 3 ni;os peque;os que aun no lo entienden, eso fue hace 2 a;os.
    Ya estoy recuperada con la ayuda De Dios pero ahora todas las personas ven esto como algo normal, como explicarles a mis hijos que el divorcio no es una opcion, que es incorrecto no luchar por el matrimonio, es dificil orientarlos sobre este aspecto en un mundo tan indiferente, ayudame por favor a saber como llegar a mis 3 ni;os, uno tiene 9 a;os, otro 6 y el ultimo 2.

    Gracias

  2. Me alagan tus palabras para con mi blog. Te lo agradezco de sobre manera. Tu historia de resurgimiento es admirable y una muestra de que Dios existe. Ma parece que la mejor manera de demostrarle a tus hijos el valor del matrimonio, es justamente a través de tu testimonio. El ser humano suele entender más las cosas cuando contrasta lo que no es con lo que debería de ser. Tus hijos admirarán más a su mamá que, aunque teniendo motivos para no creer en el matrimonio, decida seguir creyendo en él. Lo correcto convence más que lo conveniente. Si tú predicas lo correcto, aunque tu pareja lamentablemente no lo haya optado así, será un testimonio de corazón. Enséñale a tus hijos a seguir la verdad y lo correcto, no por que sea lo más fácil sino precisamente por que es lo correcto. Te admiro y me encantaría conocer un poco más de tu testimonio tan admirable para incluso hablar de él el blog si así lo deseas. Por cierto, mi esposa al leer tu comentario, me comentó que eres admirable y se solidariza con tu gran esfuerzo de mujer… ¡Ves como el testimonio arrastra!

  3. Elena dice:

    Hola, claro que me gustaria que hables sobre este tema en el blog, todo lo que sea para ayudar, creo que hay muchas mujeres que atraviesan esta situacion.

    Tenia 8 a;os de casada, esperaba a mi tercer bebe varon, tuve amenaza de aborto y creo que estaba deprimida por esto, me di cuenta que mi esposo empezo a cambiar, casi no paraba en casa, mi bebe nacio y el se notaba muy alejado.
    Una noche no llego a dormir y me mando un mensaje por celular diciendo que se iba de la casa. Lo busque hable con el y su decision no cambio, no te imaginas lo duro que fue para mi, senti que la noche cayo sobre mi vida y las de mis 3 bebes, nunca pense que eso me podia pasar, que gran tristeza, sobrevivi al dolor gracias a Dios que siempre nos acompa;a, no sabes como me aferre a El, imaginate con 3 ni;os uno de ellos recien nacido. Se gui trabajando pero tenia mucho dolor, no entendia el porque hable con un sacerdote, me ayudo muchisimo a confortarme y a conformarme con la voluntad de Dios.
    Unos a;os antes habia tenido la oprtunidad de pertenecer a un movimiento catolico, fue en ese momento que entendi lo importante de tener Fe y como solo Dios te puede sostener y ser tu ancla.

    Una separacion es muy dificil porque te haces cargo de la crianza de tus bebes, y de peque;as cosas que sola se hacen muy grandes. Al principio mis bebes no sabian que pasaba cuando se los dijimos el mayor se sumio en un gran silencio, tenia 6 a;os, el 2do de 3 a;os lloro y grito mucho pidiendole a su papa que no es vaya, fue desgarrador para mi, el bebe probablemente solo lo sintio atraves de mi. Poco despues me entere que su papa tenia una relacion y esa fue una de las razones de su decision tan destainada.

    Pasaron los meses y Dios hizo milagros en mi vida, mejoro mucho mi situacion economica con un nuevo trabajo que aparecio sin yo buscarlo, poco a poco me tranquilize, me dedeque plenamente amis hijos, conte con la ayuda de un psicologo, aprendi a conversar mas con mis hijos, han pasado casi 3 aos y ahora tenemos mis hijos y yo una linda relacion, pude afrontar sola la parte economica y soy feliz con mi vida, no fue como la so;e, pero tengo que agradecer adios muchisimo.

    Quiero que mis hijos amen a Dios y confien plenamente en el porque se por experiencia que solo el te puede sostener en momentos tan dificiles, creo que lo estoy logrando.
    su papa los visita pero es diferente ya no esta con ellos en el dia a dia y ellos los ienten han pasado tambien momentos muy dificiles, han tenido problemas en el colegio, me vieron probablemente sufrir mucho, aunque trate de evitar esto.
    Ahora estan bastante bien, quieren mucho a su papa y yo nunca les he hablado mal de el quiero que lo quieran pero que mas tarde si sepan que se equivoco y que lo puedan perdonar.

    Yo vivo sola en esta ciudad, no tengo familia aca, la familia de mi esposo me ayudo mucho, ahora que el tiempo ha pasado, el ya les habla de la otra persona y veo con un poco de consternacion como todo se va olvidando, y me sorprende porque yo no quiero que mis hijos piensen que algo asi es normal.

    Por eso te escribi, me gusto tu manera de escribir.
    Ojal me puedas ayudar

    saludos

    Maria Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: