Estamos envejeciendo…

Ayer, mientras acudía a misa de 12:00 p.m. noté un fenómeno que, me imagino, es común en la gran mayoría de la Iglesias de México (y del mundo).

En un cálculo aproximado diría que el 80% de los asistentes a misa rebasaban los 70 años de edad. Habremos sido unos 100 asistentes de los cuales la gran mayoría estaba compuesta por personas de la tercera edad. Había jóvenes, si, pero se notaban que estaban más bien haciendo compañía a sus abuelos (o bisabuelos) en la misa ¡Bien por ellos! Sin embargo no era el caso el que hubiera muchos más personas de una edad temprana que estuviera ahí por su propia iniciativa.

“¿Dónde están los jóvenes?” pensé. “Nuestras iglesias se están envejeciendo”.

Siempre admiraré el fervor con que las personas mayores acuden a la iglesia y suelen ser parte fundamental de las distintas parróquias, pero me gustaría ver a más jóvenes en las Iglesias.

Recuerdo que hace unos años tuve la oportunidad de realizar  un viaje a España con un grupo de compañeros de la universidad. Fuimos por razones académicas pero no quisimo dejar pasar la oportunidad de asistir a misa el domingo correspondiente, así que después de preguntar y localizar una iglesia cercana, ingresamos en ella  para el oficio dominical. Eramos aproximadamente 25 o 30 jóvenes de entre 19 y 22 años de edad. ¿Cual fue nuestra sorpresa al igresar a aquella iglesia? Pues que éramos los únicos jóvenes en toda el recinto. Los asistentes a aquella misa no bajaban de los 80 años de edad. Era domingo y sólo personas de la tercera edad se daban un tiempo para saludar al Señor.

Al terminar la misa, varios de los asistentes se nos acercaron a preguntarnos si es que éramos seminaristas. Solo así se podían explicar que un grupo tan numeroso de jóvenes acudiera a misa un domingo en aquel país. “No, no somos seminaristas, simplemente somos mexicanos” comentamos. “En nuestro país los jóvenes si van a misa”.

Eso fue hace algunos años (casi 10) y resulta que ahora me encuentro conque  a nuestra comunidad católica  mexicana le está sucediendo lo mismo que a la Española en aquellos años: ¡Está envejeciendo!

Creo que es hora de redoblar esfuerzos y hacer que nuestra juventud regrese a misa… Es tiempo de orar al Señor para que nos de más sacerdotes, religiosos y laicos comprometidos capaces de emprender  proyectos que tengan como objetivo enamorar a nuestra juventud de Dios.

Mamás y papás, lleven a sus hijos adolescentes a misa. Explíquenles por que una hora del Domingo que la familia le dedique a Dios solo puede traer cosas positivas.

Maestros, háblen y testimonien a Cristo en las aulas. No teman en decir que creen en Dios y en Cristo y recuerden que no existe la formación integral que no contemple la enseñanza de valores y la práctica espiritual. Si no te es permitido hablar de Dios en el aula (como me imagino sucede en tantos colegios del mundo) testimonia con la caridad y el ejemplo,  y cuando un alumno te pregunte sobre la fuente de esa bondad, inmediatamente háblale del amor a Dios y a la Iglesia.

Y a ti mi querido joven, simplemente acércate a la Iglesia, no por que Dios necesite de ti, sino por que todos necesitamos de Dios. Es bueno. Creeme. No tengas miedo de expresar tus dudas. No supongas nada. No te vayas con lo que los demás puedan decir al respecto. Al final de la vida, la cual no sabes cuanto durará, entenderás el por qué de Dios a lo largo de toda tu vida. Esa inquietud que tienes de cambiar y arreglar el mundo perfectamente puede ser correspondida en la Iglesia.

Mi querido joven, donde quiera que estés… ¡Nos vemos en misa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: